Es el jugador con más minutos del Sevilla, ya lleva tres goles y tiene a Sergio Ramos como referente

«Son lesiones como si voy por la calle y me cae una maceta», dijo Óscar Arias, director deportivo del Sevilla, sobre las bajas de Carriço y Pareja. Los dos defensas desaparecieron de las convocatorias durante la misma semana de septiembre. Desde entonces, la zaga nervionense vive de Lenglet. El central francés es el futbolista que acumula más minutos en el equipo de Berizzo. En lugar de achantarse, la responsabilidad le ha iluminado.

Su juventud (22 años) se endurece partido a partido. Ya manda sobre el césped, se sacude los galones tras los cruces y asume riesgos en la salida de balón. Pareja y Carriço se quedaron en verano para aportar, además de su fútbol, un intangible humano. Integrador. Pinceladas de veteranía que Berizzo quería para facilitar la convivencia en una plantilla prácticamente nueva. Pero ha sido el joven futbolista francés, criado en la cantera del Nancy, quien ha cimentado la retaguardia. Es insustituible a estas alturas del año y se ha erigido como líder transparente en un equipo huérfano de referentes tras la salida de hombres como Iborra o Coke.

No se caracteriza el Sevilla por una defensa expeditiva en las últimas dos sesiones. Lejos quedan Navarro, Pablo Alfaro y el candado de Emery. Lejos ese otro fútbol de parcelas vedadas, de repliegue intenso, de balonazo y carrera frenética. Ya con Sampaoli el equipo apostó por una zaga fina, que no viera en el balón a un enemigo, que aprendiera a domesticar el cuero y jugarlo con cabeza. Lenglet era un central perfecto para este nuevo paradigma. Un nuevo Escudé.

Destaca su capacidad de mando

Seguido por Monchi desde los 17 años y tentado por la Juventus -a la que rechazó porque «no era el momento»-, llegó a Sevilla en el último mercado invernal. «Soy un defensor zurdo con buena salida de pelota y buena anticipación. Soy joven y es posible mejorar muchas cosas», dijo con modestia en su presentación. Tres días después hacía su debut con el equipo nervionense.

Doce de enero de 2017. Vuelta de octavos de final de la Copa del Rey. Ramón Sánchez-Pizjuán. El Real Madrid como rival. La eliminatoria estaba más que encarrilada por el equipo blanco, pero había ganas de fútbol en la capital andaluza. En aquel empate en el que Ramos marcó a lo Panenka y se encaró con la grada nervionense, jugó Lenglet con brillantez sus primeros 90 minutos en España. Palabras mayores. «Es la primera vez que juego contra un equipo tan grande», dijo tras el partido. Luego vinieron Barcelona o Liverpool. El vértigo fue vencido y se tomaron apuntes de futuro.

Frente al Madrid, Clément Lenglet será de la partida junto a su inseparable Kjaer. «Los centrales de nivel como Sergio Ramos marcan muchos goles», dijo el francés a los medios del club. Él ya ha marcado tres esta temporada. Una vez asentado en la defensa toca hacer méritos en ataque. «Soy muy joven», repite en muchas entrevistas como un mantra pese a que, sobre el césped, está demostrando arrojo, presencia y una capacidad de mando tan necesaria como prematura.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here