Las acciones de Tesla han sido de las preferidas por el mercado este año y hay mucha expectativa por parte de inversores y consumidores sobre el nuevo automóvil eléctrico Model 3 de la compañía.

Pero un destacado analista de Wall Street cree que Tesla y su presidente ejecutivo —cada vez más falto de tiempo— Elon Musk deberían considerar fusionar la compañía con su otra gran empresa: la compañía de cohetes SpaceX.

Adam Jonas de Morgan Stanley dijo en un informe el martes que el mayor desafío de Tesla es la feroz competencia no solo de los fabricantes de automóviles tradicionales, sino también de las compañías tecnológicas que buscan intensificar sus esfuerzos en el mercado de los automóviles sin conductor. Por ejemplo, Uber, Apple y Google.

Lee: GM planea dar un giro y no vivir solo de la venta de autos

“El mercado abordable de transporte sustentable de Tesla atraerá una competencia feroz por parte de algunas de las firmas tecnológicas mejor capitalizadas del mundo con acceso posiblemente superior a capital, talento y modelos comerciales que pueden monetizar las oportunidades de datos y contenidos de los vehículos”, escribió Jonas.

Jonas agregó que esto “amenaza la independencia a largo plazo de Tesla como una entidad independiente”.

Actualmente, Tesla tiene un valor de aproximadamente 50,000 millones de dólares, por lo cual su valor es más alto que el de los gigantes automotrices establecidos Ford, Fiat Chrysler y Nissan, y lo coloca a una distancia llamativamente corta de superar a GM y Honda.

Pero a pesar de que las acciones de Tesla aún registran un aumento de 40% en 2017, se han desplomado más del 20% desde que alcanzaron un máximo histórico de casi 390 dólares por acción a mediados de septiembre.

Las preocupaciones sobre los retrasos en la producción del Model 3, que pretende ser el automóvil asequible dirigido al mercado masivo de Tesla, pesan sobre la compañía.

Recomendamos: ¿Volará el nuevo Roadster de Tesla?

El hecho de que Tesla haya agregado otro nuevo producto a la mezcla —un semitráiler— también tiene a los inversores nerviosos por la posibilidad de que Tesla abarque más de lo que puede apretar.

Y hay preguntas persistentes sobre si la adquisición de Tesla de SolarCity, una compañía de energía renovable, cofundada por dos de sus primos, y de la cual Musk era presidente, servirá como una distracción más para la aún no rentable Tesla.

Ahí es donde entra en juego SpaceX. SpaceX, que cuenta con el respaldo de Musk y de la firma de capital de riesgo Draper Fisher Jurvetson, del gigante de los fondos de inversión Fidelity y del propietario de Google, Alphabet, tiene un valor de 21,500 millones de dólares, de acuerdo con la firma de investigación CB Insights.

Eso convierte a SpaceX en la sexta startup unicornio más valiosa del planeta, aunque no es una empresa tan grande como Tesla.

Pero Jonas piensa que SpaceX tiene un futuro más brillante que Tesla. Sostiene que SpaceX podría valer hasta 121,000 millones de dólares si todo marcha bien para la compañía. El negocio de viajes espaciales podría valer hasta 1.75 billones de dólares para 2040, escribió Jonas.

Y aunque SpaceX debe competir con Blue Origin, respaldada por Jeff Bezos y con United Launch Alliance, una empresa conjunta de Lockheed Martin y Boeing, hay mucha menos competencia que la que existe en el mundo automotriz.

Lee: La canadiense Loblaw ordena 25 camiones eléctricos Tesla

“Nuestro modelado preliminar de SpaceX revela un negocio de lanzamiento que podría estar en una posición altamente dominante, posicionando a la compañía para ingresar a mercados altamente rentables, como la banda ancha satelital privada”, escribió Jonas.

Jonas señaló que Tesla y SpaceX ya comparten conocimientos sobre manufactura —en particular sobre el uso de fundición de aluminio, y que los empleados de SpaceX a menudo han sido utilizados para probar los automóviles Tesla. Entonces, una nueva alianza no estaría fuera de las posibilidades.

Una fusión de Tesla y SpaceX también podría asegurar a Wall Street que Musk seguirá igual de enfocado en su negocio de automóviles eléctricos que en poner un pie sobre Marte algún día.

“Los inversores esperan ampliamente que Elon Musk, con el tiempo, dedique una mayor cantidad de su tiempo y talentos a SpaceX, planteando la verdadera pregunta de quién podría reemplazarlo en Tesla. Una combinación de esfuerzos entre las dos empresas podría abordar este importante tema”, escribió Jonas.

Recomendamos: La real amenaza para Tesla es su ambición imparable

Jonas agregó que parece haber un cambio en cómo Musk ha abordado la especulación cobre SpaceX-Tesla en el último año.

Durante una teleconferencia en agosto de 2016, Musk dijo: “No creo que exista una lógica de producto sólida para combinar SpaceX y Tesla” y agregó que, aunque las compañías cooperan, “no es suficiente para justificar su fusión en una sola entidad”.

Pero en agosto de este año, Musk dijo que “la fertilización cruzada del conocimiento desde la historia de los cohetes y naves espaciales hacia los automóviles, realmente ha sido bastante valiosa” y que le ha ayudado a pensar cómo Tesla puede hacer mejores vehículos en el mercado masivo.

Tesla y SpaceX no estuvieron disponibles de inmediato para comentar sobre el informe de Morgan Stanley.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here