Snapdragon 845 es el nuevo chip y llegará a los móviles en 2018

Tendrán más fácil para sacar mejores fotos y grabar mejor vídeo.

Todos los teléfonos Android comparten como es lógico el sistema operativo de Google. Pero no es lo único que tienen en común. La mayoría de ellos están construidos sobre la plataforma Snapdragon de Qualcomm, un conjunto de procesadores integrados en un único chip que se encarga de gobernar las diferentes funciones del teléfono.

A día de hoy el chip más potente de la compañía -que se encuentra en muchos de los teléfonos Android de gama alta del mercado- es el Snapdragon 835. Qualcomm, sin embargo, ya tiene listo su sucesor. Lo ha mostrado hoy en Hawaii, se llamará Snapdragon 845 y llegará a los teléfonos móviles en la primera mitad del año que viene.

¿Qué cambiará en los teléfonos? De entrada es un procesador mucho más potente. “Es un 30% más potente que el actual 835 pero consume un 30% menos de energía”, ha asegurado Keith Kerssin, vicepresidente de Qualcomm, durante la presentación del nuevo componente.

Este es el salto al que estamos acostumbrados en cada generación de producto, impulsado por un menor tamaño en los transistores que forman las diferentes unidades de proceso dentro del chip y un código optimizado a la hora de realizar las diferentes tareas, pero el Snapdragon 845 abrirá la puerta también a nuevas funciones en los teléfonos Android que hasta ahora resultaba costoso implementar a gran escala y requería de una inversión notable en hardware por parte de los diferentes fabricantes.

Más seguro

El nuevo “cerebro” de los teléfonos, por ejemplo, incluye ahora un enclave seguro dentro del procesador y aislado del resto de los componentes para almacenar los datos biométricos, contraseñas e información sensible del usuario.

Es una zona que cuenta con protecciones de seguridad adicionales y que está completamente cifrada para evitar el robo de información que pueda comprometer la seguridad de los usuarios. “Con los datos biométricos como forma de identificación, la necesidad de tener mejores medidas de seguridad se ha convertido en una prioridad“, asegura Su Choudhury, director de producto en Qualcomm. “Si se pierde una contraseña tradicional, solo es necesario cambiarla. Pero una vez se vulnera la seguridad biométrica, hay poco que hacer. No podemos cambiarnos de cara o de iris”.

Este enclave ya estaba presente en algunos teléfonos Android de este año -es también una medida de seguridad habitual en los teléfonos iPhone- pero hasta ahora cada fabricante tenía que integrar este enclave en el teléfono de forma independiente.

Integrando este componente dentro del chip principal, la tarea de dotar a los teléfonos de mejores medidas de protección biométricas, como el reconocimiento facial, se vuelve más sencilla y estándar entre las diferentes compañías que usan los componentes de Qualcomm.

Mucho más inteligentes

Además de la mejora en seguridad, los teléfonos equipados con el nuevo procesador también lo tendrán más fácil para sacar mejores fotos y grabar mejor vídeo. La calidad final dependerá siempre de los componentes que el fabricante elija a la hora de diseñar el teléfono pero el Snapdragon 845 incluye varias funciones para mejorar el resultado de las fotografías, incluido un modo “retrato” capaz de simular el efecto de desenfoque de una gran apertura en una cámara profesional, incluso cuando se usa un solo sensor.

En el apartado de vídeo, el nuevo procesador será capaz de capturar películas en calidad 4K con HDR -mayor riqueza cromática- o vídeos a cámara lenta de hasta 480 cuadros por segundo.

El nuevo procesador de imagen no ayudará solo a capturar escenas sino también a crearlas con mayor realismo. Será capaz de facilitar el desarrollo de aplicaciones de realidad aumentada y realidad virtual mediante rutinas diseñadas específicamente para reconocer la posición del usuario en una estancia o recrear imágenes virtuales con diferente nivel de detalle según el campo de visión.

El ojo humano no ve los detalles de una escena con la misma calidad. Es capaz de percibir más detalles, por ejemplo, en el área central de visión. Aprovechando este comportamiento es posible optimizar la tarea de crear objetos o imágenes virtuales en entornos de realidad virtual, dedicando más recursos a aquellos que el usuario puede percibir mejor y menos a su entorno.

En general, esto quiere decir que los desarrolladores podrán crear mundos más detallados con menos esfuerzo y con una menor carga de trabajo para el procesador principal y por ende, la batería.

Qualcomm asegura que los teléfonos equipados con este nuevo procesador podrán usarse en sesiones de realidad virtual de hasta 3 horas continuas entre carga y carga, una cifra alta teniendo en cuenta la potencia que suelen requerir este tipo de aplicaciones.

La compañía ha dotado también al 845 de varias áreas especializadas en inteligencia artificial y aprendizaje máquina que permitirán a Google y sus socios crear teléfonos capaces de reconocer mejor los objetos en una fotografía o escuchar de forma más precisa los comandos de voz que se usen con asistentes virtuales.

Más autonomía

Por último, y no menos importante, los nuevos procesadores permitirán extender la autonomía de los teléfonos de forma significativa. La duración final de cada modelo y la batería que decida poner el fabricante, pero Qualcomm cree que un teléfono medio será capaz de ofrecer hasta 20 horas de reproducción continua de vídeo frente a las 12 o 14 que es habitual tener hoy en día. Los teléfonos, además, serán compatibles con sistemas de carga rápida capaces de recuperar hasta el 50% de la batería en menos de 15 minutos.

La mejora en la autonomía no se debe solo a la mayor eficiencia del procesador, sino también a una mejora en los diferentes componentes de radio. Los móviles construidos en torno a este chip serán capaces de conectar a mayor velocidad a redes de telefonía -soportarán velocidades superiores a 1 Gbps en LTE- y de forma más eficiente en el caso de redes WiFi, minimizando interferencias.

La conexión Bluetooth también mejorará. Gracias al nuevo chip, los teléfonos podrán emparejarse de forma más sencilla con auriculares inalámbricos y otros dispositivos de electrónica de consumo.

Un mercado competitivo

Los procesadores Snapdragon continuan siendo los más utilizados en telefonía móvil pero Qualcomm tiene cada vez mayor competencia. Fabricantes con muchos recursos, como Huawei o Samsung, han comenzado en los últimos años a diseñar sus propios procesadores y chips de comunicaciones en un intento por diferenciarse de su competencia.

Intel, que hasta hace unos años parecía poco interesada en el mercado de la telefonía móvil, ha conseguido en los últimos años convertirse también en un rival considerable en el mercado de modems para pequeños dispositivos y ha arrebatado a la empresa parte del mercado del iPhone, que hasta hace unos años utilizaba a Qualcomm como proveedor exclusivo. Apple y Qualcomm tienen estos días una relación tensa, con varias demandas en cursos, aunque Qualcomm sigue siendo un proveedor de la compañía de la manzana.

Para compensar la presencia de los rivales en el mercado, Qualcomm ha comenzado a buscar nuevos dispositivos en los que integrar sus componentes, como coches, altavoces, dispositivos inteligentes o gafas de realidad virtual.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here